Evaluación

Siendo la enseñanza una actividad intencional, dirigida a lograr objetivos de aprendizaje, se requiere del análisis continuo y sistemático de la evaluación. La evaluación se expresa por medio de juicios de valor sobre procesos y sobre resultados alcanzados, así como de las dificultades o límites. Pueden reconocerse fases de la evaluación: diagnóstica o de entrada (cantidad y perfil de los participantes), evaluación de proceso (seguimiento de la participación, logros, dificultades, correcciones, ajustes), y evaluación integradora (aprendizajes alcanzados, mejoras al diseño del programa educativo, etc.).

La finalidad de la evaluación es apoyar la mejora de los procesos y resultados de aprendizaje, así como para alimentar las decisiones para perfeccionar la programación educativa. Las valoraciones deben ser fundamentadas en informaciones verificables y lo suficientemente claras para ser comunicables a los otros.

» GLOSARIO GENERAL